domingo, 19 de mayo de 2019

ESPECIAL DBSNL // Universos 6 y 7 / Parte IV: Cambio de planes

Especial DBSNL // U6 y U7 / Parte IV: Cambio de planes
“¿Son esas tus verdaderas intenciones, hijo de Cold?”


En el templo del planeta Kurama, Sidra ha guiado a Cooler hasta una gran sala presidida por un altar en el que se halla expuesta una pequeña caja.

- “Eso es…” – titubea el demonio del frío sorprendido.
- “La semilla del Árbol Sagrado” – dice Sidra.

Cooler se acerca al altar y mira la caja ensimismado.

- “Existe…” – suspira Cooler, que no sale de su asombro.
- “Tras varios incidentes en el pasado, decidí encargarme personalmente de su protección.” – explica Sidra. – “Puede ser muy peligroso fuera de su hábitat natural.”

El Emperador agarra la caja y la abre, revelando la semilla.

- “¿Para qué la quieres?” – pregunta Sidra.
- “Si la historia de las cajas de música es cierta, la necesito para detener al monstruo” – responde Cooler.
- “¿Son esas tus verdaderas intenciones, hijo de Cold?” – insiste el anciano.

Cooler mira fijamente a Sidra.

- “Yo no soy como mi padre” – responde el demonio del frío.
- “Te equivocas” – responde el viejo. – “Eres su viva imagen”.
- “¿Le conocías?” – se sorprende el demonio.
- “Era un gran guerrero” – responde Sidra. – “Poderoso, inteligente y ambicioso… Demasiado ambicioso. Aunque, cuando tienes un poder tal, es difícil no serlo.
- “Conozco sus historias de conquista” – responde Cooler. – “Crecí escuchándolas.”

Sidra sonríe.

- “Sus hazañas van más allá de sus victorias, joven Cooler” – dice el anciano.
- “¿A qué te refieres?” – pregunta el demonio del frío.
- “Se le encomendó la protección de las cajas por una razón” – responde Sidra.

De repente, Cooler siente como si una losa cayera sobre él. Toda su vida sufre un cambio de sentido. El acto que le condenó al destierro, el robo de las cajas de la cámara Imperial, adquiere un nuevo significado.

- “Él… las estaba protegiendo…” – murmura Cooler, mientras el embarga la rabia. – “Esa sabandija…” – refunfuña mientras aprieta los puños con fuerza.
- “Salabim es un brujo astuto y poderoso” – interviene Sidra. – “Sabe utilizar los las miedos de la gente. Nunca tuviste una oportunidad.”

Cooler intenta calmarse. Se siente frustrado y utilizado. Su orgullo ha sido herido.

- “Podemos detener a Salabim.” – dice Sidra. – “Podemos derrotarle antes de que despierte a Hildegarn.”

De repente, la voz de Tagoma suena en su scouter.

- “Señor Cooler, ¿me recibe?” – dice el soldado.

El Emperador respira hondo.

- “Adelante, Tagoma” – responde Cooler.
- “No hay ni rastro de las cajas, señor” – explica el soldado. – “Nada en las cámaras o sensores. Se han desvanecido.”

Cooler, al escuchar tal mensaje, mira a Sidra, que puede leer perfectamente la situación en el rostro del Emperador.

- “Aún hay tiempo” – dice Sidra.
- “Tagoma…” – dice Cooler por el scouter. – “Dejo el Imperio en tus manos. Confío en tu criterio.”
- “Pero… señor Cooler…” – se sorprende Tagoma. – “¡El Imperio…!”

El demonio del frío se quita el scouter y lo destruye en su mano.

Sidra sonríe al ver la decisión de su nuevo aprendiz.

En el planeta Numa, Liquir se recupera después de las visiones del pasado que el fuego le ha mostrado.

- “Hildegarn…” – murmura el kurama.
- “Ese monstruo consumirá el universo si no lo detenemos.” – dice Salabim.
- “¿Y cómo podemos detenerle?” – pregunta Liquir.
- “Encontrando las cajas de música antes que el Imperio” – responde el brujo.
- “El Imperio…” – refunfuña el zorro. – “¿Es por eso que vinieron aquí? ¿Por eso buscan el Fruto?”
- “El Imperio busca poder a cualquier precio” – responde Salabim. – “Ya has visto la destrucción que llevaron a tu planeta.”

Liquir se pone en pie.

- “Acabaré con el Imperio antes de que encuentren las cajas” – sentencia el zorro.

Salabim sonríe satisfecho.

- “Y el Universo te lo agradecerá…” – dice el brujo.

Los meses pasan. Tagoma está al mando del Imperio. En la sala del trono, el soldado se reúne con sus consejeros.

- “Perdemos un planeta cada pocas semanas, señor” – explica uno de sus hombres.
- “El kurama…” – murmura Tagoma.
- “Ese tipo… ¡Acabará con el Imperio!” – exclama otro consejero.
- “Mucha gente le sigue…” – añade otro. – “¡Le ven como a un salvador!”

Tagoma se pone en pie.

- “Solo el señor Cooler podría hacerle frente…” – dice el soldado, impotente ante una amenaza que le supera. – “¿Se sabe algo de las cajas?”
- “No señor” – responde un consejero. – “Ni rastro”.

Tagoma suspira profundamente.

- “¿Cuál es la última localización del kurama?” – pregunta el soldado.
- “Está atacando el planeta Litt” – responde un consejero.
- “Llamad a los mejores cazarrecompensas de la galaxia.” – ordena Tagoma. – “Ofreced una recompensa abierta por la cabeza del kurama.”

En unas horas, una nave pirata tripulada por cuatro personajes recibe el mensaje y sus pantallas se iluminan.

- “¿Qué ocurre, Hart?” – pregunta el Capitán de la nave.
- “Hay una nueva recompensa disponible, Capitán Spade” – responde el pirata. – “Un kurama. En Litt.”
- “¿Un kurama? ¿En el planeta Litt?” – se sorprende Spade. – “¿Qué demonios hace un kurama tan lejos de casa?”
- “Nunca hemos cazado uno.” – responde un tercer cazarrecompensas.
- “Podría ser divertido” – sonríe el cuarto.
- “¡La recompensa es excelente!” – confirma Hart.
- “¿Quién ha puesto el anuncio?” – pregunta el Capitán.

El pirata sigue leyendo la información detallada del trabajo y parece sorprenderse.

- “El… el Imperio” – titubea Hart.
- “Al menos sabemos que van a pagar…” – sonríe el tercer pirata.
- “Klub tiene razón” – dice el cuarto pirata.

Spade se detiene un instante para pensar.

- “Está bien” – decide finalmente. – “Acepta la oferta.”
- “Es abierta” – responde Hart.
- “Entonces esto es una carrera…” – murmura Spade. – “Será aún más interesante.”

En un planeta del antiguo Sector Dormideus, hogar de piratas, un ser humanoide de tez verde azulada, oculto tras un turbante que le cobre solo revela ojos, vestido con botas de color ocre y detalles negros, pantalón blanco, faja negra, torso descubierto, antebrazos ventados y una cimitarra a su espalda, ve el anuncio publicado en una pared


En otro planeta, un ser de piel morada, ojos grises y cabello gris en forma de casco, recibe la misma oferta en su reloj de pulsera. El personaje viste el uniforme de la Patrulla Galáctica, pero su emblema ha sido borrado, como si lo hubieran rascado con una navaja.

viernes, 17 de mayo de 2019

ESPECIAL DBSNL // Universos 6 y 7 / Parte III: Un monstruo

Especial DBSNL // U6 y U7 / Parte III: Un monstruo
“Sé muchas cosas”

En Kurama, los cuerpos sin vida de Doore y Neiz yacen en el suelo. Liquir sujeta por el cuello a un magullado,  ensangrentado y malherido Sauza.

- “El señor Cooler… acabará contigo” – le amenaza Sauza. – “Has declarado la guerra al Imperio”.
- “Vosotros sois los que habéis traído la guerra a mi planeta” – responde Liquir. – “Habéis aniquilado a mi gente”.
- “Tú… Tú les has dejado morir…” – sonríe Sauza.

Liquir aprieta el cuello de Sauza con más fuerza.

- “Podías haberles salvado…” – insiste el soldado, luchando por hablar. – “Pero tus objetivos eran más importantes que ellos… Igual que los nuestros…”

El zorro, frustrado y furioso, termina partiendo el cuello del brench. Después, lanza su cadáver a un lado, con desprecio, y sale volando a toda velocidad.

Tras cruzar medio planeta, llega a un viejo templo con un gran árbol esculpido en su fachada, en el que desciende mientras hace desaparecer dos de sus colas. Una figura le espera entre las sombras.

- “Te dije que no fueras” – dice la la el misterioso personaje, que viste las mismas ropas que el zorro, pero no es de su  raza.
- “Lo siento, señor” – responde Liquir. – “Pero mi gente estaba siendo masacrada”.
- “Luchamos por algo más importante, Liquir” – dice ese personaje, un anciano de poca estatura, de tez verde oliva y barba roja.
- “El Imperio amenaza esa lucha” – insiste Liquir. – “Buscaban el Fruto”.
- “Y ahora sabrán que está aquí” – replica su superior.
- “¡Ahora son vulnerables! ¡Cooler es el único demonio del frío que queda!” – exclama el kurama. – “¡Tengo el poder suficiente para destruir el Imperio! ¡Es ahora o nunca!”

La misteriosa figura agacha la cabeza y se da la vuelta, dando la espalda a Liquir.

- “Me equivoqué al creer en ti” – dice el anciano. – “Las pasiones te controlan, igual que al resto.” – suspira. – “Elegir discípulos nunca ha sido mi fuerte…” – añade mientras se aleja. – “Suerte en tu empresa.”

Liquir agacha la cabeza.

- “Lo siento, señor Sidra” – refunfuña el kurama. – “Le prometo que volveré cuando haya acabado con ellos.”

Unas semanas más tarde, Cooler ha llegado al planeta Luud y se ha reunido con Dolltaki.

- “Voy a ser breve” – dice el demonio del frío. – “Sé que posees las cajas de música konatsianas.”
- “Le compré las cajas al gobernador Don Kee” – responde el predicado. – “Ahora son de mi propiedad.”
- “Mi único objetivo es que estén a buen recaudo” – dice Cooler. – “Si me convences de que lo están, para mí será suficiente.”

El Emperador sigue a Dolltaki a través de su lujoso palacio hasta llegar a su cámara acorazada.

- “Traednos las cajas” – ordena el predicador a uno de sus hombres.

Tras unos minutos de espera en completo silencio, que se hacen interminables para el predicador, su sirviente regresa corriendo y alarmado.

- “¡No están!” – exclama el luud.
- “¿¡Cómo?!” – se asusta Dolltaki.
- “¡Las cajas han desaparecido!” – repite su sirviente.

Cooler, de brazos cruzados, derriba repentinamente al predicador zancadilleándole con su cola, y empieza a propinarle latigazos con ella.

- “¡Piedad!” – grita Dolltaki. – “¡Señor! ¡Por favor!” – suplica.

Los hombres del predicador no se atreven a actuar. Solo se limitan a observar la escena, mientras Cooler sigue castigando sin cesar a su señor, escuchando el estallido de sus huesos.

Finalmente, el Emperador rodea el cuello de Dolltaki con su cola y le levanta del suelo.

- “No tienes ni idea de lo importantes que son esas cajas, ¿no es cierto?” – dice Cooler. – “Vives solo pendiente de tu miserable culto y tus riquezas.”

Dolltaki no tiene fuerzas para hablar.

- “Averigua qué ha ocurrido con las cajas o te prometo que sufrirás un castigo peor que la muerte” – le amenaza antes de soltarle, dejándole caer.

Cooler se da la vuelta y vuelve a su nave, donde Tagoma le espera. El Emperador se sienta en sus aposentos, claramente desanimado.

- “¿Tenemos noticias de Sauza y los demás?” – pregunta Cooler.
- “No, señor” – responde Tagoma. – “Perdimos el contacto con ellos hace semanas”.

Cooler respira profundamente, intentando calmarse, pues siente que todos sus planes se están derrumbando.

- “Quédate aquí y asegúrate de que ese predicador de pacotilla averigüe dónde están las cajas.” – dice Cooler. – “Yo viajaré a Kurama.”

Las semanas pasan. Liquir, ha utilizado una de las cápsulas de los hombres de Cooler para viajar hasta el lugar del que partieron; el planeta Numa.

Al aterrizar, Liquir parece decepcionado.

- “Esperaba que vinieran de su Capital…” – dice Liquir. – “¿Qué hacían en un planeta como este?”

De repente, Liquir siente que una extraña sensación le embarga. La oscuridad le rodea de repente.

- “¡Qué sorpresa!” – dice una voz en su interior. – “¡El Guardián del Fruto ha venido hasta mí!”
- “¡¿Quién eres?!” – exclama Liquir. – “¡Sal de mi cabeza!”
- “¿Buscas vengar a tu gente?” – dice la voz. – “¿A la gente a la que dejaste morir?”

El kurama se agarra la cabeza y cae de rodillas.

- “¡Déjame!” – grita Liquir.
- “Ellos murieron por tu misión…” – insiste la voz. – “Pero ahora la has dejado de lado porque te sientes culpable. Has fracasado en los dos frentes.” – dice mientras le muestra los cadáveres de los kurama.
- “¿Qué magia oscura es esta?” – se pregunta Liquir.
- “Ese viejo Sidra…” – se burla el brujo. – “Siempre tan intransigente.”

Entre la oscuridad se forma la figura de su maestro.

- “¿Señor Sidra?” – se sorprende Liquir.
- “Él ha intentado detenerte…” – continúa el mago. – “¡No le importa tu gente! ¡Es tu enemigo!”
- “No…” – gruñe el zorro, que intenta enfrentarse a esa magia. – “¡NOOOO!” – exclama. – “¡El Imperio es mi enemigo!” 

De repente, la oscuridad se disipa. Salabim se encuentra frente al kurama. Parece satisfecho.

- “Eres un tipo interesante, Liquir” – sonríe el brujo.

El zorro, confuso, observa a su alrededor. No comprende lo ocurrido.

- “¿Quién eres?” – pregunta mientras hace aparecer sus colas segunda y tercera, esperándose lo peor.
- “Tranquilo, muchacho” – responde Salabim. – “Puede que no seamos enemigos, al fin y al cabo.” – añade esbozando una pícara sonrisa.

Mientras tanto, en Kurama, Cooler ha encontrado el viejo templo y se dispone a adentrarse en él cuando alguien le detiene.

- “No deberías estar aquí” – dice una extraña voz.

El demonio del frío se da la vuelta y ve al anciano Sidra.

- “¿Tú eres quien ha matado a mis hombres?” – le pregunta Cooler.
- “Yo solo soy un viejo ermitaño” – responde Sidra.
- “Busco el Fruto Sagrado” – dice el demonio. – “Y éste templo está claramente dedicado a él. ¿Qué sabes?”
- “Sé muchas cosas” – responde el anciano. – “Conocimiento es lo poco que me queda.”
- “Soy todo oídos” – sonríe Cooler.
- “¿Qué te hace pensar que lo mereces?” – pregunta Sidra.
- “Ahora soy el Emperador” – responde el demonio del frío.
- “Emperador” – se burla el viejo. – “No… Tú no crees en palabras vacías. No eres como tu hermano.”

Cooler se sorprende al escuchar mencionar a Freezer.

- “¿Quién eres?” – pregunta intrigado el Emperador.
- “Nadie.” – responde Sidra. – “Podría explicarte quién fui, pero ahora no es importante”.
- “Necesito el Fruto” – insiste Cooler. – “Una gran amenaza…”
- “Ya te he dicho que sé muchas cosas” – le interrumpe Sidra.
- “¿Y a qué esperas para dármelo?” – insiste el Emperador.

Sidra agacha la cabeza, pensativo.

- “Creo que será mejor que entremos” – dice Sidra. – “Acompáñame.” – añade mientras camina hacia el interior del templo. – “Quiero mostrarte algo.”

Cooler, confuso, sigue al extraño anciano.

En Numa, Salabim ha guiado a Liquir hasta su cueva, donde le muestra una hoguera en el centro de la sala. 

- “Siéntate” – le dice el brujo al kurama.
- “¿Qué pretendes?” – responde Liquir, a la defensiva.
- “No seas terco.” – insiste Salabim. – “Quiero mostrarte algo”.

El zorro obedece y se sienta junto al fuego.

- “Mira atentamente la hoguera” – dice Salabim.

El kurama mira el fuego atentamente, pero nada ocurre.

- “No veo nada… Solo fuego.” – dice Liquir.
- “Deja que te ayude” – dice Salabim colocando su mano sobre la cabeza del zorro.

Las sombras envuelven de nuevo a Liquir. Todo está oscuro excepto el fuego que crepita frente a él.

De repente, la llama le envuelve. Liquir se pone en pie, asustado, pero pronto se da cuenta de que no se está quemando.

- “¿Qué demonios…?” – se extraña el kurama.

En ese instante, se da cuenta de que se encuentra en mitad de una ciudad antigua en llamas. Centenares de personas a su alrededor corren despavoridas. Su aspecto es peculiar, su tez es pálida, tienen orejas puntiagudas, llevan peinados extravagantes y de distintos colores, y visten túnicas austeras.

- “¿Dónde estoy?” – se pregunta Liquir.

Un rugido ensordecedor inunda la ciudad. El kurama alza la mirada hacia el cielo, cubierto por el humo de los incendios que le rodean. Liquir logra adivinar una monstruosa silueta del tamaño de una montaña que le deja perplejo.

El zorro retrocede lentamente, aterrado, cuando de repente escucha una bella melodía que durante un momento parece devolver la calma a esa urbe en llamas. 

En lo alto de dos edificios, dos pequeñas siluetas humanoides parecen ser las artífices de tan encandiladora música.

De repente, un guerrero armado con una espada pasa corriendo por la izquierda de Liquir y salta sobre el gigantesco monstruo.

En ese instante, todo se desvanece y Liquir vuelve a estar en la cueva con Salabim.

- “¿Qué ha pasado?” – se pregunta el kurama agitado. – “¿Dónde estaba? ¿Qué era esa cosa? ¿Un monstruo? ¿Un demonio?”
- “Puede que ambos…” – suspira el brujo. – “Los konatsianos lo llamaron… Hildegarn”.

miércoles, 15 de mayo de 2019

DBSNL // Capítulo 92: Makai

DBSNL // Capítulo 92: Makai
“Dos saiyajín con el poder de los Dioses...”

Son Goku y Vegeta siguen planteándose la situación junto a Whis y los demás. El ángel ya les ha proporcionado a Goku y Vegeta sus ropas de combate habituales; las mismas que lucieron en el torneo que decidió el destino del Universo.

- “El Makai se encuentra en una dimensión distinta a nuestro plano de existencia” – explica Zamas.
- “En ese mundo, los dones divinos no funcionan” – añade el ángel.
- “¿Y cómo podemos llegar hasta ahí?” – pregunta Vegeta.
- “Yo puedo llevaros hasta el planeta en el que se encuentra la entrada.” – dice Whis. – “Eso es todo. No podemos entrar en su dimensión sin permiso.”
- “Otra dimensión, ¿eh?” – sonríe Goku, llamando la atención de todos. – “Tengo una idea...”

En el Reino de los Demonios, en la sala del trono de un tétrico palacio, Mojito se arrodilla frente al Rey de la dimensión demoníaca.

- “Le ofrezco mis respetos, Rey Abraca” – dice el ángel.

Un demonio anciano y decrépito está sentado en el trono. Su tez es rosada, las escleróticas de sus ojos son amarillas y tiene las pupilas rasgadas. Viste un ropaje elegante rojo y una larga capa negra de cuello alto, también lleva botas altas de ese mismo color. 

El viejo Rey está escoltado por dos seres. El primero es un demonio de baja estatura, tez verde esmeralda y orejas puntiagudas, vestido con una túnica negra y una larga capa blanca. El segundo es un diablo grandullón alado de tez azulada embutido en una maya negra.

Dibujado por Ipocrito

Abraca refunfuña unas palabras en voz débil, mientras su acompañante se acerca para escucharle.

- “El Rey se pregunta el motivo de tu visita, ángel” – dice el pequeño secuaz.
- “Su Majestad ya conocerá la situación” – responde Mojito. – “Sólo un Universo ha quedado en pie. Y sin Zeno, el mundo está esperando a que alguien lo reclame.”
- “¿Y no puedes hacerlo tú?” – le pregunta el ayudante del Rey. – “Eres un ángel; una de las criaturas más fuertes de la creación. ¿Por qué necesitas nuestra ayuda?”

La pequeña criatura camina alrededor del ángel de forma prepotente y desafiante.

- “Los mortales se han rebelado y los acompaña uno de mis hermanos” – explica Mojito.
- “Vosotros nos habéis repudiado” – insiste el demonio. – “Zeno creó este lugar para que nos ahogáramos en nuestro odio. Nos hemos masacrado entre nosotros en infinidad de guerras sólo para distraernos de la soledad de este sitio. Muchos de nosotros hemos aprovechado cualquier oportunidad para salir al exterior, ¡incluso hincando la rodilla ante magos y brujos patéticos!”
- “¡Garlick! ¡Ya basta!” – le interrumpe Abraca.

El pequeño demonio se queda petrificado al escuchar al débil Rey alzar la voz después de tantos milenios postrado.

- “Mi hijo era débil y cobarde” – dice Abraca. – “Pero era mi hijo.”
- “Lo siento, Ma... Majestad” – titubea Garlick Jr. – “No pretendía faltarle al respeto...”

Mojito esboza una leve sonrisa.

- “¿Y si le digo que mis enemigos son los culpables de la muerte de su primogénito?” – dice el ángel.

El Rey se agarra con fuerza a los reposabrazos de su silla y se apoya para ponerse en pie.

- “Háblame de ellos” – responde el Rey.

Mientras tanto, en la Tierra, Ub, Goten y Marron han viajado hasta el lugar de entrenamiento de Piccolo, Pan y Bra, donde también se encuentra ahora Mr. Bu.

Bu y las chicas están jugando al “pilla-pilla” mientras Piccolo intenta meditar.

- “¡Piccolo!” – exclama Goten mientras toma tierra junto a los demás.

El namekiano, algo molesto por las continuas interrupciones, sale de su trance.

- “¡Son Goten! Hacía tiempo que no te veía.” – dice Piccolo.
- “¿Qué tal se portan las chicas?” – pregunta Goten.

En ese momento, Bra y Pan se percatan de la llegada de sus amigos.

- “¡Tío Goten!” – exclama Pan mientras corre a abrazarle.
- “¡Pan!” – exclama Goten. – “¿Cómo va todo?”
- “Hola, Goten” – saluda Bra algo tímida.
- “¡Bra! ¡Hola!” – le dice Goten.
- “¡Hola, Bra!” – la saluda Marron de forma jovial.
- “Hola” – le responde arisca la hija de Vegeta.

Marron nota el tono maleducado de la mestiza y se extraña.

- “Pero, ¿qué mosca le ha picado?” – se pregunta la hija de Krilín.

Ub se ha quedado un paso atrás, pues es un chico tímido y no conoce mucho a los presentes.

- “¡Ub! ¡Acércate y saluda!” – le dice Goten.
- “Eh... Pues... Hola...” – saluda muy avergonzado el nativo de Isla Papaya.
- “¡Eres el chico del que siempre habla mi abuelo!” – se alegra Pan. – “¡Al fin te conozco!” – exclama mientras se acerca y le coloca el brazo alrededor del cuello. – “Pero, ¡no seas tímido!”

El pobre Ub se sonroja muchísimo.

- “Anda, Pan. No le agobies...” – interviene Goten.

Mr. Bu se acerca y se detiene delante del chico, observándole detenidamente en silencio.

Piccolo se percata enseguida del extraño momento que se crea.

- “¡Hola!” – saluda Mr. Bu en tono jovial.
- “Hola...” – responde Ub. – “Usted es el señor Bu, ¿verdad? No le veía desde el Torneo de Artes Marciales...”

Mr. Bu no deja de sonreír con cara de bobalicón.

- “Se me hace extraño estar frente a usted...” – dice Ub.
- “¡Tengo hambre!” – interrumpe Bu dándole la espalda. – “¡Vamos a comer!” 

En el Makai, Mojito sigue informando al Rey Abraca sobre sus enemigos.

- “Dos saiyajín con el poder de los Dioses...” – murmura Abraca.
- “Esos son nuestros principales enemigos, pues son cercanos al Hakaishin y los Kaioshin” – responde Mojito.
- “¿Y el asesino que controla el tiempo? ¿O el demonio del frío inmortal?” – pregunta Garlick Jr. – “¡También has nombrado a un guerrero gris superior al Hakaishin!”
- “Son fuertes, pero están en paradero desconocido.” – responde el ángel. – “No nos molestarán por ahora.”

El Rey frunce el ceño.

- “Lo que pides no es fácil...” – murmura Abraca.
- “Su Majestad...” – dice Garlick tímidamente. – “Entiendo que quiera vengar a su hijo, pero si damos un paso en falso, podríamos pagarlo caro...”

Mojito clava su mirada en el ayudante del Rey, pues teme que se esté entrometiendo en sus planes.

Abraca suspira profundamente.

- “Puede que tengas razón, joven Garlick” – dice el Rey. – “Pero también es cierto que jamás volveremos a tener una oportunidad como ésta.”
- “¿De cuanto tiempo disponemos?” – le pregunta Garlick al ángel.
- “Supongo que ya han descubierto que estoy aquí” – responde Mojito. – “Pero no pueden llegar hasta esta dimensión sin ser invitados, así que podremos prepararnos para...”

De repente, un grito bitonal interrumpe a Mojito e inunda el Makai. Un fino haz de luz azul aparece en el cielo y, tras un instante, estalla formando un gran foco que forma un enorme portal. En él, los demonios pueden identificar cinco siluetas, que dan un paso al frente cruzando el umbral.

Trunks, Toppo, Champa y Zamas flanquean a un personaje central envuelto por una ligera aura blanca sobre la que arde una potente llama azul.

- “Así que esto es el Makai...” – sonríe Vegetto, envuelto en su barrera protectora y transformado en Súper Saiyajín Blue, mientras hace crujir sus puños, preparado para el combate. – “¡Manos a la obra!”.


Dibujado por Torrijos